AHORA QUE VAMOS DESPACIO

Cuando los peces te susurran al oído es que vas despacio y te cuentan mentiras. Yo tuve una vez un pez que me habló de la profundidad del mar, de mi hermosa voz y mis escamas de sirena. A veces, aún ahora, también yo le hablo al oído, sobre anzuelos y muerte, sobre el gris cuando el sol ni la noche han terminado de ser o desaparecer, sobre las lágrimas en el mar o las estaciones profundas. Entonces llora, sí, pero le aclaro que todo era mentira y el círculo continúa.

Ahora que voy despacio y mis zapatos me acompañan, no me importa la compañía de mi pez, que como aquellas sardinas, vuela por los montes. Porque ha sido descubierto, y le tolero y así le sonrío y hablo en su lenguaje, reservándome las verdades para mi silencio. Y si en este mar, soy sirena y canto a los navegantes perdidos, ¿quién puede culparme?

Vamos, pez, cuéntame otra…

hombre y pez junto al oído

¿Es el arte una mentira?, me preguntaron…sólo imaginación, contesté. Y la imaginación, es mentira, ¿es mentira la invención? No seamos puristas ni confundamos la realidad con las ganas de mear, lo prosaico. No confundir la mentira con la imaginación (esa maravillosa realidad). O la mentira con la extravagancia e incluso la locura. O la verdad con la mentira, o la mentira con la verdad, o la verdad con la… o la … perdón, ¿de qué hablaba?

JANTE

 

Anuncios

5 comentarios en “AHORA QUE VAMOS DESPACIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s