TENER O NO TENER

TENER O NO TENER

Carlos caminaba con la ligereza del que es feliz. Acababa de despedirse de Catalina con un beso. Ella le había dicho:

– No tardes…

Y él respondido:

– Sabes que nunca me voy.

La gente parecía caminar huraña y gris en comparación consigo mismo.

Una mujer madura pero atractiva le adelantó y juraría haberle visto brillar los ojos como  llorar si fuera a llorar.
Se quedó mirándola a punto de imaginar su historia cuando tropezó con algo que rodaba.
– ¡Ay, Ay, AY! – el pedrusco parecía gritar.
Carlos se acercó prudente. En seguida vio que era un corazón partido. Y había empezado a berrear.
Lo cogió con mimo y le habló suavemente, pero no parecía que tuviera consuelo. Se temía que empezaba a sentir algo de repulsa ante tanto dolor.  ¡Seguro que se le había caído a aquella señora!
De modo que salió tras ella corriendo para alcanzarla.
– Disculpe… se le ha caído el corazón- le dijo ofreciéndole lo que era suyo.
Pero la mujer ya no lloraba. Y lo rechazó.  Ya no quiso tenerlo.
Carlos sintió una profunda pena. Así que se lo llevó.

Por si llegaba a necesitar dos.

Naufragio

Óleo El Naufragio

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s